Violencia rugbiers: La Unión salteña y el Jockey prometen investigar la agresión

Uno de los acusados es el hijo del presidente de la institución madre de ese deporte. Dicen que “de ser necesario” aplicarán sanciones.  

El fin de semana se conoció una feroz golpiza en manada a un adolescente por parte de rugbiers salteños durante una fiesta clandestina en Campo Quijano, que terminó con el joven hospitalizado. Ahora la Unión de Rugby de Salta y el Jockey Club emitieron comunicados explicitando su postura al respecto.

El principal señalado por el hecho es el hijo del titular de la entidad madre del rugby local. Por eso, desde la familia de la víctima cuestionaban la falta de apoyo institucional por parte de la Unión. A Carlos Martearena, presidente de esa entidad, no le quedó otra que emitir un comunicado oficial, indicando que se encuentra investigando la situación, para luego implementar, “de ser necesario”, sanciones a los involucrados.

Se aclaró la institución que condena el hecho: “Toda actitud de violencia en la que intervengan personas vinculadas a este deporte, sea durante su práctica misma o en cualquier otra situación, es absoluta y enfáticamente condenada desde esta dirigencia tanto provincial como nacional, cuestión que liminarmente dejamos expuesta”.

En el comunicado indican que la causa está en su etapa primigenia, y por lo tanto “no están del todo claras las circunstancias en que estos hechos se habrían verificado, toda vez que los mismos se desarrollaron en un ámbito no sujeto a la jurisdicción de nuestra institución. Tampoco se ha determinado con precisión, la responsabilidad que pudiera haber cabido a terceras personas no vinculadas a esta URS”.

Y, según aclaran, más allá de la situación judicial, “esta Unión ha dispuesto instruir a su Tribunal de Disciplina a fin de que inicie una investigación administrativa de oficio y, en su caso, tome las medidas punitivas que pudieran corresponder, siempre en consonancia con los hechos que sean puntualmente acreditados”.

Los cuatro rugbistas que el agredido pudo reconocer después de la paliza son: Juan Cruz Aranda, Tomás Colque, Tomás Russo y Carlos Martearena. Aranda, que sería jugador del seleccionado argentino juvenil, es señalado como el que inició la agresión con un cabezazo que le rompió el pómulo a Aragón.

El caso está en manos del fiscal Gabriel Portal, que solicitó una serie de estudios médicos para determinar la gravedad de los golpes. Igualmente, se informó que la salud del chico hospitalizado evoluciona favorablemente.

Los agresores también fueron señalados como integrantes del Jockey Club de Salta, por ese motivo la institución sacó un comunicado en el que inicialmente resalta que ese deporte no es el único que se practica en esa institución, y menciona al “hockey, el rugby, el golf, el tenis, el squash y la equitación” y que “en todas ellas el club propicia y exige la mejor conducta de sus integrantes y ello tanto más cuando se trata de justas deportivas desarrolladas en el ámbito de su control o de giras o encuentros en los que aquellos participan representando a la institución”.

Tras mencionar los hechos de violencia, subrayó que “según se ha informado extraoficialmente, habrían participado uno o más socios de esta institución, pero también otras personas completamente extrañas a la misma a quienes se endilgan distintos roles y grados de participación. Y es esto, justamente, el objeto de esa investigación”.

Por lo que el club salteño indicó que en ese marco “deplora cualquier hecho de violencia en el que pudiera haber participado alguno de sus asociados y -más allá que no le cabe ninguna responsabilidad- oportunamente y de ser el caso, tomará las medidas disciplinarias que pudieren corresponder”.

Finalmente, se puso a disposición de la Justicia “a los fines que sean pertinentes”, y dijo que “acompaña solidariamente a los socios y demás personas que pudieren haber resultado física o espiritualmente afectados”.

Ferretería Gay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.