Un año sin Tehuel De la Torre: las 5 claves de un caso que aun no tiene respuestas

¿Dónde está Tehuel? Un año después de su desaparición, la Justicia no puede dar respuesta a sus familiares. Cómo está la causa y cómo sigue la investigación.

Hace exactamente un años atrás, a Tehuel De La Torre lo vieron vivo por última vez. Y la pregunta sigue siendo la misma:¿Dónde está Tehuel? Su cara sigue presente en cada marcha, en cada reclamo, en tantas plazas de todo el país. Pero al día de hoy no hay respuestas, a pesar de que es una de las personas más buscadas del país.

Tehuel salió el 11 de marzo de 2021, alrededor de las siete de la tarde, de la casa donde vivía con su mamá, su pareja, Luciana, y el hijito de ella en San Vicente. Dijo que iba a entrevistarse con un tipo que le había hablado de un trabajo.

En el camino, cuando estaba por llegar, se cruzó con una de sus hermanas, Verónica. Se encontraron de casualidad, en la calle, a las 19:30. Tehuel acababa de bajarse del colectivo en Asamblea y la avenida Presidente Perón. Muy cerca de la casa de la persona que le había ofrecido trabajo: Luis Ramos, hoy uno de los dos detenidos y procesados.

Verónica estuvo con su mamá en varios de los rastrillajes. En los primeros meses de búsqueda hizo declaraciones. “Queremos abrazarlo o llorarlo. El silencio de Tehuel es el grito de Justicia”, dijo en diálogo con Presentes hace varios meses. En los últimos tiempos prefirió el silencio.

El cargo que se les imputa a Luis Alberto Montes y a Oscar Ramos es homicidio agravado por odio a la identidad de género.

De acuerdo a los tiempos previstos por la Fiscalía que investiga en el caso de Tehuel, este año tendrá lugar la elevación a juicio. Pero no hay certezas en de que el mismo comience en este 2022, informaron fuentes vinculadas a la causa.

Tehuel vivía con su mamá y con Luciana, su pareja, aunque había vivido casi toda su vida con su papá. Hasta el día de hoy a él le cuesta reconocer la identidad de género de su hijo. Ahora su padre Andrés, está pidiendo que la causa retome la posibilidad de que se trate de un caso de trata de personas. En su momento, esa fue una posibilidad que investigó la Justicia, pero la hipótesis fue perdiendo fuerza con el correr de los meses.

Las pruebas

Aún hay pruebas pendientes de resolución, pero hasta ahora se logró comprobar la presencia de ADN –en el domicilio de uno de los detenidos– coincidente con las muestras de sangre realizadas a la familia del joven trans. También prendas de ropa y su celular casi destruidos por el fuego en cercanías del mismo domicilio.

La causa acumula también registros de telefonía celular –principalmente de uno de los imputados–, una foto de Tehuel tomada el mismo día de su desaparición junto a quienes luego fueron detenidos. Y hay un extenso aporte testimonial de personas que sumaron datos a la investigación.

Desde la Fiscalía destacaron esa participación de quienes aportaron información, así como también la colaboración del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, de distintas organizaciones vinculadas al colectivo, del Centro de Estudios Legales y Sociales, y fuerzas provinciales y federales que apoyaron la búsqueda.

En cuanto a los detenidos, si bien declararon –luego de mantenerse casi 8 meses en silencio– al momento de la imputación por parte de la Fiscalía, no aportaron información de valor en relación a la búsqueda.

Uno de los aspectos más complejos de la investigación es justamente éste: que no haya rastros del cuerpo de Tehuel es algo que hoy beneficia a los procesados.

Ferretería Gay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.