Hay problemas en todo el mundo por el atraso en la producción de vacunas

Tanto Pfizer como AstraZeneca, Moderna y la Sputnik V presentan retrasos en la producción de sus vacunas. El Gobierno debe postergar el plan de vacunación masiva en nuestro país.

En las últimas horas el Centro Gamaleya, en Rusia, confirmó que la nueva tanda de dosis de la vacuna Sputnik V que llegará a la Argentina será de 220 mil dosis, una cifra por debajo de lo que se venía trayendo al país y que pone en duda el anuncio de 5 millones de dosis para las próximas semanas.

En un comunicado, el centro científico ruso afirmó que está trabajando para cumplir con sus compromisos con los países de América Latina que encargaron dosis de la vacuna y remarcó que busca cumplir especialmente con la Argentina, «que ha sido uno de los primeros países en aprobar Sputnik V», remarcó.

La situación del Centro Gamaleya es similar a la que estalló en estos días en los grandes acopiadores de vacunas a nivel mundial que son los países más poderosos de Europa, a los que se les suma Estados Unidos y Canadá.

Pfizer encabeza la lista de incumplimientos en la entrega de vacunas y a la firma estadounidense le siguen AstraZeneca y Moderna, las otras estrellas de la vacuna contra el Covid-19.

A esta situación, en Argentina se complejiza todavía más, dado que el Gobierno, además de las demoras de los laboratorios, debe soportar a la oposición política que primero estuvo en contra de la cuarentena, luego de la vacuna Sputnik y ahora cuestiona los atrasos en los envíos.

A la demora anunciada por Pfizer, ahora se sumó la de la británica AstraZeneca, que por una «disminución de rendimiento» admitió que las dosis contempladas para el primer trimestre en Europa podrían reducirse a la mitad de lo previsto.

La demora genera preocupación en la Unión Europea (UE), donde la campaña de vacunación está siendo más lenta de lo esperado y la rápida viralización de la cepa británica disparó los contagios.

Noruega manifestó su «decepción», mientras que el ministro austríaco de Salud, Rudolf Anschober calificó al anuncio de «muy malas noticias». El enojo se suma al manifestado en los últimos días por otros países europeos, como Dinamarca, Estonia, Finlandia, Lituania, Letonia, República Checa y Suecia, que habían reprochado el incumplimiento de Pfizer/BioNTech.

En Italia, en tanto, el atraso supuso posponer el inicio de la vacunación en personas mayores de 80 años y las autoridades informaron que estaban preparando acciones legales contra la firma estadounidense.

En plena segunda ola en Canadá, Pfizer aplazó por completo las entregas previstas para la próxima semana y el país sufrirá una disminución significativa de suministros en las siguientes tres semanas. «Basta, dennos las vacunas. No me importa lo que estén construyendo, pueden ponerme las excusas que quieran, no me lo trago. Hicimos un pedido, tenemos un contrato, cumplan con las obligaciones del contrato porque hay vidas en peligro», exigió el primer ministro Doug Ford.

Postergación en Argentina

La tardanza de los laboratorios rusos para mandar las vacunas tendrá consecuencias en el plan de vacunación, al menos en la etapa masiva que el Gobierno tenía previsto.

El Ministerio de Salud esperaba vacunar en los próximos cuatro meses a los 14,5 millones de personas que están dentro de los grupos de riesgo: el personal de salud y de las fuerzas de seguridad, los docentes, los mayores de 60 años y las personas que tienen entre 18 y 59 años y padecen alguna enfermedad preexistente.

Ferretería Gay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *