Carta abierta de la víctima de la violación grupal en Palermo a los medios

La joven de 20 años que sufrió el abuso grupal de parte de seis jóvenes a finales de febrero pidió que se dejen de difundir los videos con su imagen y reclamó que «el respeto a la protección de la identidad de la víctima no es un favor, es un derecho».

La chica de 20 años que fue víctima del caso de violación grupal ocurrido el pasado 28 de febrero en el barrio porteño de Palermo escribió una carta abierta a los medios de comunicación en la que cuestionó el tratamiento del hecho y reclamó que no la re victimicen con la difusión de su identidad.

A través de un texto de tres páginas la mujer advirtió que la protección de su identidad como víctima «es un derecho» a la vez que pidió que no se continúe con la difusión de su identidad e imágenes en lo que denominó «un espectáculo pochoclero que sólo alimenta el morbo».

«Los invito a mirar este vínculo desde mi perspectiva, la damnificada», comienza la carta. «Desde el comienzo del hecho, la mediatización del caso y la opinión pública sobre el mismo fue constante debido a la gravedad de los daños causados sobre mi persona», afirmó.

A continuación, agradeció la visibilización de su caso y reconoció que fue un factor de presión «para que se haga justicia» con celeridad a la vez que «varias personas se contactaron conmigo para solidarizarse y ofrecerme su ayuda en la medida de lo posible».

Sin embargo, aclara, que «casi desde el momento inicial de lo ocurrido, me sentí totalmente hostigada por parte de los medios» que expusieron su caso hasta convertirla en «una víctima como en un circo mediático».

«Cuando las pruebas fílmicas ya están siendo investigadas, ¿Por qué seguir televisando las imágenes una y otra vez? Siento que con la sed de justicia social que hay (y bastante morbo en cierta otra parte), se deshumaniza a la víctima de cierta manera», dijo y pidió que se dejen de transmitir las imágenes que respectan al caso.

«Esta vez fui yo, pero no me gustaría que el día de mañana, la dañada sea otra y luego de una situación tan dolorosa, deba sufrir también la exposición a que la gente diga lo que le de la gana y haga de una vivencia horrible, traumática y todos los adjetivos que creo hasta ustedes saben utilizar más que yo, un espectáculo pochoclero que sólo alimenta morbo y genera más dolor», expresó. «El respeto a la protección de la identidad de la víctima no es un favor, es un derecho», concluye.

Ferretería Gay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.